El pertenecer a un grupo multidisciplinario sumamente desinteresado, enfocado en un alto nivel técnico profesional es la base para lograr cualquier objetivo. En la noche del sábado del 21 de mayo se demostró que el dominio de la técnica nos permite entrar en el mundo de la táctica, nos permite disfrutar la excelencia deportiva. La verdad Gustavo «El Plena» Pintos una lección, un arte, realizó un combate que no se ve en los niveles de la UFC.

Ojalá algún día podramos cambiar el paradigma de los deportes dónde prima mas el negocio que el resultado competitivo, dónde prima mas la mentira que la correcta verdad, mejorar un deportista, emcaminarlo, lograr que se transforem en un profesional en cualquier actividad, ese es el objetivo. Los resultados vienen solos pero desgraciadamente vivimos en una sociedad que se enfoca solamente en la economía, en lo que se ve, en lo banal, ojalá algún día la esencia de la docencia mejorara a las personas, no para una actividad sino para la vida misma.

Se demostró el otro día que todo se puede, no era un grupo profesional, ninguno recibía sueldo, era un grupo comprometido, encausado, con un vinculo emocional que genera una especie de familia, ojalá este modelo se pueda repetir, ojalá ese paradigma disfrazado de utopía se pueda contraponer y ejecutar correctamente.

Fotografias: Nicolás Amábile

 

Deja un comentario